La Policía de la Ciudad de Buenos Aires comenzó a usar las pistolas Taser

La Policía de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires comenzó a utilizar a partir de este lunes las pistolas Taser en las estaciones de subte, centros de transbordo y en las 15 comunas porteñas, informaron fuentes policiales.

Los primeros 60 dispositivos fueron asignados a la División de Intervenciones Rápidas (DIR), personal de la División Subtes e integrantes del grupo especial División de Operaciones Especiales Metropolitanas (DOEM).

Según las fuentes, los efectivos recorren las seis líneas de subterráneo con base en las Carlos Pellegrini, J. M. De Rosas, San Pedrito, Congreso de Tucumán, Hospitales, Retiro y Virreyes.

En tanto, desde temprano, ya fueron desplegados las cápsulas del DIR que cubrirán las 15 comunas de la Ciudad, indicaron las fuentes.

Eugenio Burzaco, ministro de Justicia y Seguridad de la ciudad de Buenos Aires, afirmó que «el objetivo es dotar de más herramientas a nuestros policías para la reducción y detención de personas que atacan con elementos cortantes, y de esa manera contener a la persona sin peligro para ella o terceros».

El funcionario reiteró que “se va a trabajar en binomios”, en los que “un oficial disparará y el otro oficial tendrá la tarea de reducir al agresor, que es la mecánica que se utiliza en todo el mundo y hemos traído acá”.

Los nuevos Dispositivos Electrónicos de Inmovilización Momentánea envían una descarga eléctrica de 400 volts durante cinco segundos a través de dardos que permiten inmovilizar a personas violentas o en estado de desequilibrio sin causarles daño permanente.

Estas armas de baja letalidad, además, graban toda la secuencia de uso -en imágenes y en audio-, por lo que pueden verificarse posteriormente las condiciones de tiro, indicaron las fuentes.

Todo el proceso de capacitación se llevó a cabo en el Instituto Superior de Seguridad Pública de la Ciudad, donde personal de la firma fabricante de estos dispositivos fue el encargado de instruir primero a los instructores y luego fueron ellos los que durante tres semanas capacitaron a los 250 policías que salen a las calles.